Hª de la Filosofia en Florida Secundària.

I ... A MI QUÈ DESCARTES!

VOS PROPOSE UNA NOVA ACTIVITAT VOLUNTÀRIA: consisteix en redactar crítica filosòfica sobre l'article que du aquest provocador títol ¡A MI QUÈ DESCARTES! de Miguel Santaolalla de Boulesis, una interessant reflexió sobre el menyspreu a la cultura que impera a la nostra societat i que es viu dia a dia a les aules dels instituts de secundària. Heu de presentar-la per escrit i a més insertar-la com a comentari en aquesta entrada. Els dos requeriments són imprescindibles per ser avaluat amb una nota entre 0 i 1.

Segon Santaolalla, aquest menyspreu és extensible a les grans figures de la ciència, la filosofia, la literatura o altres formes artístiques i sobre tot està més aguditzat als adolescents. Es la seua diagnosi encertada? Què podem fer, aleshores? Foren molt més reconeguts els grans pensadors en el passat o simplement eren sols coneguts per una minoria intel·lectual i la ignorància del gran públic - per no dir el seu analfabetisme- no possibilitava ni el rebuig? Pensen - com afirma Santaolalla- els nostres alumnes que Shakespeare, Newton o Plató no paguen la pena?

Opinar en alguns casos no és sols un dret, sinó quasi una obligació. I els temps actuals són temps de crisi, de reformes, de canviar i per tant, és necessari pensar cap a on volem caminar, quin és el món que volem tenir encara que sols siga per criticar -recordeu el seu sentit etimològic- el que ens imposen a colp de decret els governs. Consulteu l'article complet de Santaolalla en Boulesis, una excel·lent web amb recursos que vos recomane.
Caricatures filosòfiques d'Anthony Garner.

P.D: Que no valorem la cultura, potser, però que en fem negoci amb ella és ben clar, com amb quasi tot i així ens va. Si en teniu curiositat i per als més frikis, entreu a THE UNEMPLOYED PHILOSOPHERS GUILD i trobareu mil-i-un objectes de regal. Almenys regalem cultura!

45 comentarios:

Diana Veiga ha dit...

He llegit l’article que ens recomanaves i m’ha cridat l’atenció la següent pregunta: “¿Cómo es posible que despreciemos las aportaciones del pasado que nos han hecho ser como somos?”. Llegint-lo m’ha vingut al cap una afirmació que he escoltat milers de vegades: “Bach es aburrido. Yo prefiero el house…¡eso sí que es música!” i segur que qui diu això no li ha donat ni una oportunitat a Bach. I és que tal vegada no sabem que sense Bach les bases de l’harmonia (i de la música actual) no serien les que són... El mateix ocorre amb Descartes. Si no li donem una oportunitat, com anem a saber si ens agrada o no? Jo a dia de hui no tinc molta idea sobre pensament de Descartes, però no em veig capaç de despreciar a algú sense les aportacions del qual no estaríem on estem avui en dia.

Per a entendre a Descartes o a Bach, cal pensar. Hem d’aprendre a reflexionar per comprendre millor el per què de les seves contribucions, i perquè foren tan importants per a la història del pensament/música o qualsevol altre art. Hi ha un violinista molt “crack” que diu que per a ell seria molt avorrit presentar la música com si estiguérem en un museu de cera. I jo crec que també seria molt avorrit estudiar-nos a Descartes d’eixa forma, sense tractar de posar-nos un poquet “en la seva pell”, vull dir, sense endinsar-nos en el context en què va viure per així intentar (intentar!) entendre el que volia transmetre (i tot i això, tal vegada jo no arribe mai a entendre a Descartes correctament, però almenys ho hauré intentat!). Però clar, per a fer això cal pensar, cal fer un esforç extra, i això ja no ens agrada tant... i cada dia és més difícil fer-ho! Tenim milers d’instruments per a evadir-nos, milions de mitjans en què invertir el nostre temps: tele, Internet, tuenti, facebook, messenger, revistes... i clar, la pregunta que ens fem és “per a què anem a posar-nos a estudiar a un home que va morir fa tant de temps quan podem estar veient la sèrie que ens agrada?”, per a què anem a elegir la via de pensar? L’altra és tan fàcil i accessible...(supose que encara estem per aprendre que una cosa no lleva l’altra). I torne a dir-ho: si no li donem una oportunitat, com poder despreciar-lo?

En fi, gràcies per deixar-nos participar al blog, Anna!

Diana Veiga.

P.D.: crec que el de les ulleres és Warhol. I és eixe Galileu amb un telescopi?jajaj La que porta la lira supose que serà o Euterpe o Safo de Lesbos...

JOsep, Jaume i Guillermo ha dit...

A pesar de los pocos conocimientos que tenemos sobre la vida y las obras de Descartes nos parece interesante, ya que él nos ha dejado una herencia cultural, puesto que la ciencia moderna y el caracter racionalista propio de nuestra cultura derivan directamente del cartesianismo que es la filosofía de Descartes.

Anònim ha dit...

A mí realmente no es que me importe mucho el tema este de Descartes, pero creo que puede ser interesante estudiarlo porque quizás al saber sobre su vida y su obra puede que cambie mi opinión y me interese más de lo que en un principio creo.

Mireia Pascual,Alba Ciges,Encarni Tamarit i Pere Alapont ha dit...

En el texto ¿A mí qué Descartes? el escritor expone la opinión de una alumna de segundo sobre Descartes,el filósofo que estaban estudiando en ese momento.Esta alumna argumentó que a ella y al resto de sus compañeros, Descartes no les importaba nada y que era aburrido.
Y es que la ignorancia es el principal motivo de desprecio y rechazo que muestran los alumnos hacia aquello que no les interesa.
Desde nuestro punto de vista se debería mostrar más respeto hacia aquellas personas cuyas aportaciones han cambiado el curso de la historia.

Belén Ramón, Maria Boix, Ainoa Gonzalez e Inma Rosaleny ha dit...

Los jóvenes necesitamos de la cultura que nos enseñan en las aulas para avanzar día a día, ¿qué pasa si lo único que interesa los cotilleos de ciertos canales televisivos o los reality shows en los que conviven los más dispares personajes y no damos importancia a los desastres ocurridos en Australia, Brazil o los conflictos en Túnez?
Pues que nos encontramos ante una sociedad condenada a la ignorancia, facilmente manipulable y que se atreve a juzgar a los más importantes científicos, filósofos y otros grandes que han cambiado el curso del mundo sin tener apenas conocimiento de ellos.
Así que probablemente si que sea esta la situación en las aulas pero no se limita a estas, sino que,los adultos que deberían inculcarlo y los medios de comunicación tampoco se preocupan por que las siguientes generaciones cambien este aspecto.
Creemos que muchas de estas situaciones vienen dadas porque no nos paramos a pensar en la verdadera importancia de las cosas.

Lorena Casañ, Eva Aguilera, Mariam Marzal, Ferrán Jiménez y Laura Bellod. ha dit...

Respecto a la pregunta, ¿A mi qué Descartes?podemos darnos cuenta de que nos abunda la ignorancia, ya que al formular esta pregunta estamos dando a entender que no tenemos ni la mínima referencia de este gran filósofo que ha psado a la historia.

Y el problema no está en que no tengamos los recursos y fuentes de información necesaria para poder obtener información sobre él, sino que en el momento en el que en una clase escuchamos que vamos a estudiar, por ejemplo a un filósofo, "desconectamos", es decir, pensamos automáticamente que eso no nos va a aportar nada, que no es interesante, que no va con nosotros... y en realidad lo único que estamos haciendo es cerrar las puertas al saber y que aumente nuestra ignorancia.

En conclusión, debemos dejar a un lado la convicción de falsos argumentos en contra de lo que nos van a enseñar, y por tanto no despreciar a todo aquel que nos dió alguna respuesta que actualmente no valoramos.

Anònim ha dit...

Des de mi punto de vista, en este artículo se ha generalizado de forma radical. Está claro que muchos jóvenes de hoy en día estudian por tener en un futuro un trabajo digno, del cual cobren una gran cantidad de dinero y así poder saciar su sed de comprar, y comprar, y comprar. Pero no todos tenemos en mente gastar dinero de forma desorbitada. A otros nos preocupa la historia, la filosofía, aprender nuevas lenguas o a dominar aquellas que utilizamos, aprender física, aprender economía, en fin, todas aquellas asignaturas que se nos imparten en el instituto. Además de querer culturizarnos y no parecer unos ignorantes ante cualquier situación que se nos puede presentar en nuestra vida, tenemos interés en cómo se llegó a aquí: políticamente, socialmente, científicamente, económicamente...
Así que, cómo dijo Descartes: "Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro."

Abby Rowd. ha dit...

Lamentablemente, el artículo tiene razón en el 80% de los casos.

Tamara Fernández 2 A ha dit...

Realmente muchos alumnos piensan para que queremos estudiar la historia, la filosofía y muchas mas cosas, pero en realidad, si no fuera por nuestro pasado ahora mismo que seria de nosotros? Es interesante conocer como surgió nuestro pasado para saber vivir mejor en un futuro, para no cometer los errores que un día cometieron y también para mejorar lo que ellos/as en un pasado lograron. Aunque la historia pueda parecer aburrida, una vez la interiorizamos nos puede resultar interesante ya y que nos cuentan hechos sucedidos en el pasado.

David Peris, 2-C ha dit...

A mi el que em transmet el que conta Miguel és que actualment existeix una ignorància tremenda als alumnes i que realment no es sap el que es diu. Com be diu Miguel, Descartes és el que ha fet possible la existència de la ciència moderna, i gràcies a ell som com som o inclús existim. Per tant la gent deuria pensar abans de parlar i personalment dir que pense tot el contrari que alumnes com la del exemple, però la majoria de persones si que estarien a favor.

Alberto Betes ha dit...

Aquest tipus de comentaris hui en dia estan molt " a la moda" , i tots tindriem que tindre clar que la nostra forma de pensar i d'entedre les coses venen d'un passat, tot no sería el mateix si unes persones no hagueren dedicat part o la seua vida a l'estudi d'aquesta ciencia, no he pogut resistirme a llegir el text tan ben fet que ha escrit la company del meu germà, Diana Veiga, te tota la raó, no hi pots pensar en algo nou sense coneixer el passat, sense coneixer les bases d'un apartat, la filosofia es pot aplicar a la música, no pots pensar en composar la música que ara sona per les discoteques, sense haver estudiat les bases de la harmonia, el contrapunte i tot el que rodeja a la composició, que poc a poc han anat constituint els antics compositors "cracks" de la música, per aixó no pots faltar el respecte a persones que gracies a d'elles estem on estem , i sense d'elles no podria ser possible tot el que esta al nostre avast. Per a contrarestar aquests pensaments el millor que podem fer es tindre unes idees clares de lo important que son aquestes personalitats i els seus pensaments,opinions,teories.

Alberto Betes/ 2n C

Fran Moya Guillem ha dit...

En la meua opinió, no es pot mirar cap avant sense abans haver fet una ullada arrere en el temps, la nostra cultura, la nostra tradició, les nostres costums, el avanç de la tecnologia i en definitiva la nostra forma de viure actual, la tenim gracies a aquest pioners que varen alçar la mirada al cel i varen ser capaços de veure mes enllà del que altres podien veure, descobrint o inventant formes per poder comprendre el món, es una boixada pensar "i a mi que m'importa qui siga" ja que sense eixa persona probablement el mon no seria com es.

Aquest tema que estem tractant es molt seriós i a mes a mes, important, ja que cada vegada la gent s'interessa menys per la cultura, i açò es un gran error per que, que hi ha mes bonic que aprendre?, aquesta gent després no farà grans aportacions a la nostra societat i tindrà una gran dificultat per poder integrar-se després en la societat (sobretot al mon laboral), i pareix mentira però, quan mes avancem en coneixements i mes comprenguem el mon, menys importància li donem a les persones que ens brindaren aquest coneixements que disfrutem hui en dia, per a mi açò es una falta de respecte a eixes persones i a nosaltres mateixos.

Aquest tema que estem tractant es molt seriós i a mes a mes, important, ja que cada vegada la gent s'interessa menys per la cultura, i açò es un gran error per que, que hi ha mes bonic que aprendre?, aquesta gent després no fara grans aportacions a la nostra societat, i pareix mentira pero, quan mes avancem en coneixements i mes comprenguem el mon, menys inportancia li donem a les persones que ens brindaren aquest coneixements que disfrutem hui en dia, per a mi açò es una falta de respecte a eixes persones i a nosaltres mateixos.

Fran Moya Guillem 2n C

xavisanchis ha dit...

Es verdad que hay muchos jóvenes que piensan y a veces manifiestan su desprecio o su idea de que hay asignaturas que no sirven para nada en su futura carrera o trabajo. Pero están muy equivocados ya que al menos, desde mi punto de vista, creo que hay gente que tiene un mínimo de “cultura general”, es decir, saber las bases de nuestra sociedad ya sea mediante a asignaturas del instituto como historia, filosofía, física o matemáticas, o por voluntad propia.
A parte también no solo debemos ver en la televisión cosas que nos gusten como futbol, reality shows o series sino documentales y debates sobre política para fomentar nuestra cultura.
Por eso creo que el autor del artículo “¿Y a mí qué Descartes?”, ha generalizado de forma radical al referirse a todos los jóvenes ya que no es así.
Xavi Sanchis Lorente 2ºC

Julio Quilis 2n C ha dit...

Personalmente, estoy muy de acuerdo con este artículo, ya que es visible el desinterés general por muchas asignaturas, no solo la filosofía sino también la física, matemáticas, castellano, etc. Esto sucede, principalmente, porque consideran al estudio como un castigo a cerca de cosas aburridas y en la mayoría de los casos inservibles; de esta forma se estudia menos y con menos ganas. Así pues, no entienden que muchos de estos personajes ilustres como Descartes, Newton, Einstein, etc. Han logrado llegar más allá y ya no solo hacer avanzar a la humanidad, sino también comprender el mundo ¿Qué hay más valioso que eso?. Pues bien, parece que hoy no se le da importancia a esto y que poca gente estudia por querer aprender, o sueña con ser como alguno de estos personajes, llegando a despreciarlos. A fin de cuentas, la capacidad que diferencia a los humanos de los animales es la inteligencia, explotémosla.

Sergio Navarro 2n C ha dit...

En mi opinión, creo que es necesario tener una base o unos mínimos de cultura general,sin despreciar a los grandes filosofos y matemáticos ya que sin ellos no hubieramos avanzado hasta los pensamientos actuales, por tanto, la gente deberia valorar el trabajo que desarrollaron en el pasado Descartes,Epicuro,Freud,etc...

Alejandro cuenca ha dit...

Las nuevas generaciones no saben valorar la cultura histórica, simplemente se centran en aprender lo que les puede ser útil en la vida cotidiana, pero para poder aprender correctamente eso, hace falta saber un poco del pasado.

Alejandro cuenca

Pau Ferriols 2n C ha dit...

Creo que es básico tener una cultura y aprender de lo que nos enseñaron grandes pensadores e investigadores para aplicarlo en nuestra vida diaria ya que a partir de o que ellos averiguaron, la sociedad ha sido capaz de avanzar.

Anònim ha dit...

Para nosotras es muy importante los avances que Descartes y otros proporcionaron a nuestra sociedad, contribuyendo a ti desarrollo. Por ello, ignorarles es darles la espalda y rechazar el conocimiento que tanto esfuerzo les costó adquirir.
Cristina Anaya
Denise Caizatoa
Paula García

Anònim ha dit...

Som Santi, Sandra i Eva de la classe 2batxB. En la nostra opinió, els alumnes en general deurien valorar mes la història que ens ha fet evolucionar com a persones racionals. Aixi com la ciència ens ha aportat maneres d'explicar el món sense basar-se en els mites, la història ens ha ajudat a comprendre com ha evolucionat la nostra societat i la filosofia que, encara que moltes persones diguen que no serveix per a res, es el cami que han seguit certes persones i ha fet evolucionar el pensament de les societats. També cal dir que es necessària per a seguir evolucionant, ja que queda molt de camí per recorrer. Referint-nos al text pensem que la manera de opinar d'aquestos alumnes es incorrecta ja que encara que per a ells no siga un tema apasionant, ès molt interessant aprendre diverses corrents filosòfiques que ens pofen fer reflexionar.

Judy Mateu ha dit...

Soy Judith Mateu de 2ºA. Creo que lo que dice Miguel es cierto. Para muchos de nosotros, y yo me incluyo en ellos en la que hay asignaturas o temas en la que no pensamos que puedan sernos útiles en un futuro y creemos que sino las damos, podemos ahorrarnos tiempo en esas explicaciones que pensamos que son inútiles. Pero al leer ese artículo, me he dado cuenta de que, aunque a lo mejor ese tema no nos interese o no nos guste, no debemos despreciarlo solamente porque pensemos que no nos resultará útil, porque son aportaciones de gente no muy distinta a nosotros, aunque nos llevemos muchos años, incluso siglos de diferencia porque muchos de los principios o procedimientos que tenemos hoy en día ha sido gracias a esas personas por lo que tenemos todas estas cosas maravillosas y vivimos muchas personas con estas comodidades. Y, gracias a ellos, podremos intentar corregir errores del pasado e intentar mejorar aquellas cosas que nos han proporcionado.

No deberíamos desperdiciar las cosas que hacen o han hecho otras personas con esfuerzo, sino estar orgullosas de, sino haberlos conocido a ellos, haber conocido todo lo que nos han aportado.

Anònim ha dit...

Carles Escutia Ayuso:

Després d`haver llegit el text, vegem o ens diu moltes realitats, com per exemple que sempre que ens expliquen alguna cosa de filosofia o en aquest cas de Descartes hi ha actituds que donen a entendre que a molta gent no li esta interesant, a més dels murmulls que es senten.
Segons la meva opinió, a la gent ara li resulta un "rollo" que tingam la sort de que ens puguen explicar als grans pensadors, cosa que en la gent d`una altra època era impensable. També crec que ara ja no hi ha tanta curiositat com avans per saber allò que han descobert grans filòsofs, per lo tant també ho considere com una falta de respecte de cara als nostres avantpasats.

Isis Gastaldo 2B ha dit...

¡Pobre profesor! S'ha trobat amb el tipus d'alumne que pitjor senta la salut de l'educador. Sens dubte, l'assignatura de Filosofia no és fàcil. Comprendre el pensament abstracte de filòsofs que van marcar un punt d'inflexió en la cultura occidental resulta esgotador. Al cap i a la fi, cal dir que fins aquest moment quasi ningú de la nostra edat de li ocorria preguntar-se "Escolta, ¿hi ha una veritat única, o tan sols hi ha opinió?". Crec que per açò ens costa tant agafar l'assignatura amb ganes.
No obstant he de dir que a mi em resulta interessantíssima la forma de pensar de Plató o de Descartes, si bé hi ha voltes que, en procés d'estudi per al pròxim exàmen de Filosofia, arribe a pensar "Mira que feien les coses complicades aquests homes...", i resulta molt frustrant.
Però mai menysprear l'herència cultural d'aquest pensadors. Sense l'avorrida teoria sobre l'educació de Plató, avui no existiria l'educació pública. Sense el Mètode de Descartes la ciència moderna no ho seria tant.

Sofia Labrin 2B ha dit...

La verdad, entiendo al profesor. Hoy en día hay personas que no saben ni aprecian la herencia cultural que tenemos en Occidente y lo importante que es. Ciencias como la filosofía han aportado grandes cosas a la humanidad: han hecho que avancemos y nos desarrollemos como personas. Pienso que es muy importante conocer nuestro pasado para poder comprender el presente y poder conseguir un futuro mejor. En mi opinión, la filosofía es bastante interesante, sobre todo las teorías filosóficas, y a veces pienso cómo se deberían de calentar la cabeza los filósofos para conseguir resultados tan abstractos pero a la vez tan geniales. Es verdad que la filosofía es una asignatura difícil, pero al igual que lo puede ser también cualquier otra. Debo admitir que realmente las teorías de algunos filósofos no pueden resultar abstractas, liosas y complicadas, e incluso a veces aburridas. Pero considero que es un poco de hipócritas no apreciar todos lo avances científicos, filosóficos y sociales que han conseguidos estas ilustres personas. Sin gente como Descartes quizás nunca nos hubiéramos parado a pensar en lo que es verdad y realidad y lo que no lo es, ni tampoco existiría la ciencia tal y como la conocemos actualmente.

Victor ha dit...

Victor Ramon Catalan
La meua opinió es que es molt fàcil evadir-se de la ensenyança perque ens costa un esforç més gran que estar al sofa mirant la tele.
El que li passa al professor es lamentable, perque la xica no sap que gràcies a Descartes i altres s'ha arribat a un coneixement molt avançat, pero també es veritat que encara queda molt per fer i el que li preocupa a Miguel és que la societat actual no vulga,provocant que es quede sense persones treballadores i implicades en fer avançar els coneixements per a ajudar a altres persones a tindre més aptituds i poder avançar de la mà de les persones intel·lectuals, com bé a anomenat el professor (Descartes, Newton o Marie Curie).

Anònim ha dit...

Salva Alifa 2A

En mi opinión, después de leer el articulo, me parece que hay gente que no valora lo que las persona que vivieron antes que nosotros han conseguido. Me parece muy lógico el enfado y la frustración que tiene el profesor al ver que unos alumnos que no están obligados a hacer el curso que están haciendo, desprecian lo que un profesor les está tratando de enseñar, ya sea mejor o peor.
Estas personas como Descartes nos han dado mucho como para ahora despreciar lo que conseguieron en su momento.

A.L 2n A ha dit...

Creo que el artículo generaliza, como lo hacen la mayoría de los adultos. S e nos tacha a todos los jóvenes como que no tenemos cultura y no valoramos lo que tenemos, que no nos esforzamos y que no respetamos el legado que tenemos.
No me siento para nada identificada con esta postura y creo que otros de mi edad tampoco, muchas veces utilizamos expresiones de personas de logros importantes, los artistas ya sean pintores o músicos,... se fijan en la música que se creó en siglos pasados o en las técnicas de pintura que utilizaban, como modelo de sus composiciones. Los jóvenes pensamos, tenemos voz propia, no somos unos " pasotas" , nos fijamos en los maestros antiguos, Leonardo da Vinci, platón, Descartes,...
Somos conscientes de las cosas que han conseguido y son un modelo a seguir.
No todos los jóvenes despreciamos la cultura y el saber, y yo particularmente estoy cansada de que se nos etiquete de esta manera.

Iñigo Echeverría ha dit...

Hola!

Només passava per aquíperò m'ha semblat molt interesant el blog.
Esculls molt bons titulars :)

un salut!

Diego Peñarrubia ha dit...

Santaolalla en este texto habla sobre la opinión que generan algunos alumnos sobre el estudio de personajes celebres, más concretamente sobre Descartes.

Después de leer este articulo te das cuenta (yo al menos) de que apenas se muestra interés por conocer o por saber de dónde venimos y como hemos evolucionado social y culturalmente hasta aquí. Estoy 100% seguro de que muchos en algún momento de su paso por bachiller se ha hecho interiormente exactamente la misma pregunta tal como la manifiesta una alumna de Santaolalla ¿Qué me importa a mí este tío? O ¿Esto a mí en la vida para que me va a servir?

Pues como Santaolalla anuncia en el texto muchos de estos personajes han dejado huella en la historia debido a sus aportaciones. Concretamente la inquietud de la mayoría de los filósofos ha sido alcanzar la verdad y tanto Descartes como Platón no han sido menos en la búsqueda de esta.
Actualmente la verdad es una cosa que debemos apreciar ya que vivimos en una sociedad en la cual es muy fácil la manipulación de tus ideas cohibiéndote en la mayoría de los casos de tu libertad.

Es por ello que no estaría mal echar un vistazo a lo que estos personajes dicen sobre como conocer la verdad, creo que al que más se puede destacar es a Platón y su famoso mito de la caverna, mediante el cual nos enseña que todos somos capaces de alcanzar la verdad pero no es fácil llegar hasta ella simplemente has de ser capaz de pensar por ti mismo y no dejar que los “titiriteros” o como se conocen ahora “políticos-medios de comunicación” sean los que te muestren el mundo, has de ser tú mismo quien ha de tener inquietud por conocerlo.

A fin de cuentas en los tiempos que estamos viviendo no vendría mal poner un poco de interés y conocer que dejaron escrito aquellos físicos, filósofos, etc…, que por aquel entonces buscaban una manera de huir de la ignorancia de la social y la crisis o bien política, cultural o social que la mayoría vivían. Vamos, lo que buscamos la mayoría habitualmente sin saber como conseguirlo.

Ivan Aguilar ha dit...

Después de realizar la lectura de este artículo, ¡A mi qué Descartes!, escrito por Miguel Santaolalla de Boulesis, profesor de filosofía, y cuyo argumento fundamental gira entorno a las opiniones que sus alumnos tienen sobre, en este caso, Descartes, saco las siguientes conclusiones.
En el artículo, Miguel Santaolalla se centra en el poco entusiasmo o interés de sus alumnos por conocer temas de nuestra cultura occidental, que datan de 25 siglos atrás hasta la fecha. En realidad, es posible, según mi criterio, que los alumnos “pasen” de estos temas filosóficos, ya que reflexionan sobre cuál será la utilidad, en este caso, de conocer la figura de Descartes en un futuro próximo, como puede ser la búsqueda de trabajo y es posible que no le encuentren mucha utilidad práctica.
Por ello, Santaolalla insiste en el eco que han provocado estos filósofos, que es lo que se trabaja en su materia, a lo largo de la historia y estudiar sus pensamientos y sus corrientes filosóficas.
Con tal menosprecio a los grandes filósofos por parte de algunos alumnos nos lleva a preguntarnos cómo podrán estos estudiantes llegar a conocer la verdad o saber diferenciar entre el bien o el mal, cuándo el propio Miguel Santaolalla afirma que estos alumnos se atreverían a decir que “Juan Ramón Jiménez, Newton, Lavoisier o Platón eran una mierda”, y apostaría más de una moneda a que ni siquiera sabrían explicar llanamente el mito de la caverna, por ejemplo.
Más aun, en la etapa y país que nos ha tocado vivir, donde se premian los malos actos como el robar o el ser un sinvergüenza, como ya decía en sus obras el escritor Ramón del Valle-Inclán, allá por el 1900, si esta sociedad en la que vivimos, desprecia la enseñanza de tal forma tan rotunda, al final, la gente que nos gobierna hará lo que quiera, teniendo en frente a una panda de descerebrados, (o incultos), que no será otra cosa sino lo que les beneficie, el ser sinvergüenza.
Concluyendo, pediría un poco más de respeto a estos estudiantes del profesor Santaolalla, y decirles que si no les importan estos temas filosóficos y los que fueran grandes pensadores en la historia muy bien, pero no es necesario exhibirlo a modo de trofeo, ya que de trofeo, en mi opinión, tiene bien poco.

Carla Saiz Martínez ha dit...

Aquest article de Miguel Santaolalla de Boulesis em pareix prou interessant i encertat per a que el puguen llegir alumnes de batxillerat. En primer lloc, he de dir que batxillerat és una ensenyança no obligatòria, aleshores tot alumne que estiga cursant-t’ho ho fa voluntàriament, encara que estan aquells que diuen que l'estan cursant per obligació dels pares, que és una cosa que, a aquestes edats ha d'estar ja raonat amb la família i no em pareix una escusa molt convincent.

Miguel Santaolalla reflexa en aquest article la realitat de l'adolescència d'avui. Una adolescència plagada de passotisme i desgana que l'única conseqüència a la que ens portarà és a un futur degradant i enverinat, cosa que ha de reflexionar-se de forma global per poder arribar a solucions positives abans de que es faja incontrolable (si no ho és ja). En la meua opinió, aquest problema sorgeix per dues coses fonamentals: en primer lloc, l'educació a la que han estat i estan sotmesos els adolescents de hui en dia, potser m'equivoque, però per a mi, l'educació que donen els pares o familiars és un dels elements fonamentals per a consolidar una bona formació; ja que si habituen des d'un principi als xiquets a ser responsables i respectuosos, hauran aconseguit, com a mínim una bona base per al futur d'aquests. En segon lloc i prou important, la societat d’avui, que afecta a gran escala a tothom i sobretot als xiquets i adolescents. El problema és que, almenys jo, no sé què ha ocorregut al segle XXI per a que l'educació i el respecte s’haja "tirat per terra", és clar que a tots els segles ha hagut un poc de tot, però ja crida massa l'atenció que la diferència d'un segle a altre siga extremadament desbaratada. El que és pitjor és que ja no és qüestió de segles sinó que, cada any són més menuts els que ens sorprenen amb aquest comportament.
Centrant-se en alumnes de batxillerat, i en concret el cas d'aquest article, el comportament d'aquesta alumna em pareix un poc inadequat, ja que si ha arribat a segon de batxillerat, que diga que no l'importa una aportació històrica que ha arribat fins als nostres dies, deu ser que no està al lloc adequat. Pot ser, aquesta alumna considere que la filosofia és un element poc important per a la seua formació i pense que no és necessari prestar atenció a aquesta assignatura en concret, però mostrar una mica d'educació al dirigir-se a un professor, que no sols és un professor sinó que és una persona més major, no està de més.

No m’agradaria que, l’única solució que es poguera trobar per a corregir aquest comportament, siga implantar la forma estricta i exigent que es portava a terme abans. Jo sóc una alumna de segon de batxillerat que la veritat és que, a vegades, he mostrat comportaments semblants al de l’exemple anterior, però cal detindre's un poc a pensar la imatge que donem i veure que no és convenient que s’ acostumem a tindre actituds inadequades perquè jo mateixa tinc por de que aquesta generació siga el futur d’aquest país.

Carla Saiz Martínez

Cristina ha dit...

En el texto se plantea el tema del desprecio de los jóvenes hacia los grandes maestros de la historia, concretamente hacia Descartes. La situación es la de unos alumnos de segundo de bachillerato en clase de filosofía donde una alumna (como sus compañeros en general) no presta atención a las explicaciones de su profesor sobre Descartes argumentando que a nadie le importa y es aburrido. El profesor y autor de este artículo se pregunta cómo es posible despreciar toda esa base antigua que nos ha servido para llegar a lo que somos ahora, todos esos intelectuales que nos han hecho evolucionar a lo largo de la historia hasta la actualidad.
Por desgracia, este autor tiene toda la razón del mundo: es una situación que se da en todos los institutos y centros educativos en todas las asignaturas, sobre todo en las que requieren más reflexión y esfuerzo para comprender el contenido, como por ejemplo la asignatura de historia de la filosofía. Muchos alumnos parece que simplemente van a clase por obligación o por mantener contentos a sus padres, sin ninguna iniciativa a aprender ni a “calentarse la cabeza”… esta situación podríamos entenderla en los niños de primaria, que solo piensan en jugar porque tienen la edad para ello y no tienen capacidad para asimilar muchas cosas complejas, pero en jóvenes de 18 años que además cursan bachillerato de manera voluntaria y que son el futuro de la sociedad, no se debería permitir. Estamos hablando de que los jóvenes de hoy en día solo escuchan lo que quieren, a veces no ven la realidad que tienen delante de sus narices porque no quieren y de esta manera no se puede conseguir formar a personas con capacidad de crítica que tengan unas ideas propias y que se “salven” de toda la manipulación que existe actualmente (y ayuden a otras personas a no ser manipulables, también). Y es que esas asignaturas que nos parecen las más “aburridas” realmente son las que nos ayudan a salir de esta situación, a comprender qué hechos son los que nos han hecho avanzar, desmitificar lo que se creía cierto e incuestionable (que tenía como objetivo mantener a las mentes quietas y sin dar problemas, para hacer todo a su antojo) para empezar a tener una libertad de pensamiento. Si no fuera por estos avances, ¿qué seríamos ahora, simples personas que se creen todo lo que se les dice? Pues esto no debería ser así. Yo también soy alumna de segundo de bachiller y tengo asignaturas que me gustan menos que otras y que me cuestan más, pero no desprecio a personas que han conseguido hacer algo tan importante que ha servido para cambiar la humanidad y hacerla mejor, que ha valido la pena aunque en su momento fueran personas “locas” y repudiadas que no merecían respeto por estar en contra de la situación de ese momento. Ha avanzado la sociedad y también las personas, por tanto, todos estos grandes maestros, como Descartes, no solo merecen respeto, sino también admiración, y alumnos como estos lo único que demuestran con sus actos es su ignorancia, su falta de cultura y de interés.
Cristina Chacón Moratalla.

Carla Chover ha dit...

En este artículo de Santaolalla tiulado como ¡A mi qué Descartes! El autor, un profesor de bachillerato nos habla de la falta de interés por parte de los alumnos a la hora de aprender en una asignatura como es Historia de la Filosofía, la que este profesor se dedica a enseñar a sus alumnos y ve la falta de atención e interés que estos tienen frente a esta asignatura.

Hoy en día los jóvenes mostramos cierta falta de interés sobre estos temas pero no porque no sean importantes, si no que en mi opinión por ignorancia.
No nos damos cuenta que si no hubiera sido por personas como Descartes hoy, nuestro conocimiento quizás no sería igual, no sabemos apreciar lo que en un pasado unas personas tuvieron que luchar para que hoy tengamos lo que tenemos, gracias a muchos pensadores como se nos enseña en la asignatura de Filosofía que tan aburrida y fastidiosa nos parece a veces, hoy nuestro conocimiento se fundamenta en unas bases que si no hubiera sido por ellos, estoy segura de que sería diferente.

En mi opinión nuestra falta de interés viene provocada por muchas cosas, pero una de ellas y por lo que pienso yo la más importante es la sociedad en la que vivimos, una sociedad en la que no es mejor el que más sabe y se interesa por saber y ser culto, una sociedad en la que las personas más conocidas no son ni científicos, ni pensadores, ni personas que aportan, si no personas que van de plató en plató de televisión contando sus vidas y creo que a partir de ahí deberíamos reflexionar y corregir nuestras actitudes en las aulas.

Carla Chover Badía.

Cristina Cosme Morales ha dit...

Respecto al artículo “¿a mí qué Descartes?” de Miguel Santaolalla de Boulesis describe la típica situación de casi todas las clases de cualquier instituto hoy en día, en las que muchos alumnos no paramos de hablar y además se realizan preguntas como ¿para qué nos sirve lo que está explicando?
La sociedad actual en la que nos encontramos es una sociedad materialista en la que aplicamos en numerosas ocasiones una frase que dijo el filosofo Foucault “pensar ni consuela, ni hace feliz”, por lo tanto pensar no está de moda.
A su vez la filosofía siempre ha utilizado una terminológica complicada de leer y de comprender cuando los alumnos nos iniciamos en su estudio, nos cuesta comprenderla al principio y cuando comenzamos a comprenderla dejamos de estudiarla.
Otro factor importante es que la filosofía en nuestro país no tiene una importancia relevante, como en otros países como Alemania, en la que el filósofo tiene una relevancia social. Aquí las humanidades siempre han tenido un escaso prestigio social.
No debemos olvidar que todo lo que somos nuestras pautas, comportamientos, derechos y deberes tienen una importante carga filosófica.
Por ello creo que el alumno que se plantea esa pregunta debería pensar que los filósofos aportaron una gran parte de la cultura que ha llegado a la actualidad y que con ello demuestra su falta de interés por conocer el fin de la vida, de la muerte, hacia donde vamos…

Anònim ha dit...

A MI SI DESCARTES

De vegades sembla que les persones ens tractem segons l’edat que tenim i seguint uns tòpics. I tan se val allò que fem o allò que ens caracteritze, perquè ens posaran a tots dintre del mateix sac, on les diferències seran tan fortes que ens ofegarem.
Tan se val qui sigues, que si estudies 2n de batxiller, avorreixes la filosofia, la matemàtica, la història... tan se val qui sigues, que si estudies 2n de batxillerat, t’és indiferent com has arribat a viure en el món que t’envolta, o com és possible que de la ferramenta més senzilla se’n derive la tecnologia més complexa... tan se val qui sigues, perquè ja és prou que una estudiant de 2n de batxiller faça una pregunta inapropiada, per a que TOTA la resta d’estudiants de 2n de batxillerat pensen que Juan Ramón Jiménez, Newton, Lavoisier o Platón són una merda.
Doncs deixeu-me discrepar.
Apartem-nos de les generalitzacions i considerem totes les opcions possibles. Pot ser que aquella xica no estigués avorrida de Descartes i ella no ho sabés, pot ser que ella estigués avorrida de “solo leer en clase”, és a dir, de la forma de presentar els grans pensadors, i ho pagués amb el pare de la modernitat.
No soc cap fanàtic de Descartes, com de ninguna figura que haja marcat un abans i un després en la història, però sé admirar i se reconèixer qui ha sigut imprescindible per a tots nosaltres. I així, també sé que, potser no tots els alumnes saben apreciar la importància d’aquests personatges, però una gran majoria sí.

Quan diem I... a mi què Descartes, no hem d’oblidar dir: I... a mi què la ciència, I... ami què la filosofia, I... a mi que la història, I... a mi què el passat, el present i el futur. Perquè tampoc hem d’oblidar qui va ser, què va representar i què va significar per a l’evolució. Però ho fem, l’oblidem, perquè clar, I... a mi què descartes.
Doncs no! A mi si Descartes, a mi si els meus orígens, a mi sí la senzillesa, l’elegància, l’afany curiós, innovador, inquiet... A mi sí la vida.

The Real

Mateo Sanchez Bolivar ha dit...

Parte 1
¡A MI QUÈ DESCARTES!

En el artículo ¨ ¿Y A mí qué me Descartes? El autor aborda un tema de carácter actual, puesto que guarda relación con uno de los colectivos más importantes de nuestra sociedad los jóvenes y si actitud. En el texto el autor, Miguel Santaolalla de Boulesis, mediante una experiencia propia nos cuenta como en su clase de filosofía, cuando se disponía a explicar el temario de René Descartes, una alumna de su distraída y poca atenta clase le contestaba de manera totalmente irrespetuosa que él, tenía que entender que este temario era muy aburrido y que por lo tanto su actitud estaba justificada. A partir de este ejemplo el autor transmite su indignación y tristeza por una generación de jóvenes que a diferencia de anteriores generaciones no saben apreciar por una parte el trabajo y esfuerzo que realiza un maestro al dar una clase y por otro el conocimiento y la riqueza cultural que les aporta el estudiar y aprender sobre autores como René Descartes o cualquier otro gran personaje de la historia, además de esto recalca que expresan esta desidia y menosprecio hacia quien imparte y lo impartido sin respeto alguno. Esta idea queda totalmente plasmada en la última línea donde dice: ¿Alguno se atrevía a decir que Juan Ramón Jiménez, Newton, Lavoisier o Platón eran una mierda? Nuestros alumnos sí. Y se quedan tan anchos.

Así pues, lo primero que he de reconocer es que Miguel Santaolalla, tiene toda la razón al indignarse e entristecerse con nosotros, los alumnos, puesto que el simple hecho de no prestarle atención a la hora de explicar y aún más el de contestarle de esa forma es motivo para ello. Actualmente los alumnos vemos una clase, ya sea de Lengua castellana o Filosofía, como un calvario al que hay que someterse y salir lo mejor parados, es decir, entramos a clase con una actitud predeterminada que ya de inicio no permite ni al aprendizaje ni la atención, una vez en clase solemos tomar dos tipos de actitudes, decidimos no molestar es decir callarnos pero sin prestar atención o simplemente someter al más cruel desprecio al que imparte y lo impartido, y no solo decidimos no atender sino que decidimos molestar, hablar o interrumpir. Sometemos a un menosprecio mayúsculo cualquier tipo de conocimiento o figura de cualquier disciplina.

Mateo Sanchez Bolivar ha dit...

Parte 2

En mi opinión esto sucede porque existe una falta de motivación extraordinariamente grande, una falta de ganas de querer crecer y superarse cada día, existe desidia o una desgana que provoca que no podamos ver más allá de una simple pizarra con letras, que no podamos descubrir todo eso que transmite Platón, que supongo que algo importante será si se ha mantenido desde siglo V A.C hasta aquí, una desgana que proviene en mi opinión de que todo lo tenemos hecho, es decir, afortunadamente vivimos en una sociedad perteneciente a un país desarrollado en que normalmente no nos falta ninguna cosa, es más, muchas veces nos sobran y si nos encontramos en un panorama en que todo nos lo dan y todo lo tenemos ¿qué necesidad nos va hacer querer crecer y mejorar? Ese es el problema, entendemos el poder ir a clase como una obligación y no como un privilegio que es realmente lo que es.



Pero como en toda catástrofe también hay razones para creer, hecho que no observo en el texto de este maestro donde veo una radicalización y un olvido de aquellos alumnos que si tienen pasión por aprender, que si cuentan con una motivación, unos alumnos para los que aprender y atender sobre Descartes es valioso e importante para ellos, para los que la escuela más que una cárcel es una segundo hogar.
Así pues me plateo que solución puede existir para evitar que todos aquellos que decimos: ¡pero a mí que más me da Descartes! podamos acabar aportando algo de provecho a la sociedad, y llego a la conclusión de que una de las mejores soluciones son actividades como estas, que ayuden a reflexionar sobre nuestra situación y nuestra actitud, que nos ayuden a darnos cuenta de que la música que escuchamos en clase de historia no hubiera sido lo mismo sin personajes como Bach o Beethoven, que los avances tecnológicos también tienen origen en grandes hombres, pero sobre todo, que tal vez cuando dejemos esta época atrás, cuando no haya amigos, cuando no haya padres que respondan por nosotros a todas horas y nos encontremos delante de una selva de cemento, tal vez, solo tal vez, aquello que aprendimos, y no digo las teorías de Platón sobre el alma sino simplemente la síntesis que aprendimos al redactar estas teorías o la capacidad de abstracción que desarrollamos para poder entenderlas, sirva para algo.

Carme Sanchez ha dit...

I... A MI QUÈ DESCARTES!

Segon Santaolalla, aquest menyspreu és extensible a les grans figures de la ciència, la filosofia, la literatura o altres formes artístiques i sobre tot està més aguditzat als adolescents. Estic totalment d’acord amb aquesta opinió de Santaolalla, ja que poc a poc el que estan aconseguint amb aquest menyspreu es que desapareixca aquest tipus de cultura a les aules. L’única solució possible que pense que podem fer amb aquest tema, és lluitar pel que volem, perquè així és com es demostra que és el que volem conèixer i saber per a la nostra vida quotidiana. Jo opine que foren molt més reconeguts al passat, que actualment, però perquè abans la societat tenia més ignorància de les coses i menys intel•lectualitat, ja que el que intentaven era trobar respostes a totes les preguntes que es plantejaven i ho aconseguien a través de teories que plantejaven aquestes grans figures. Pense que una part de l’ alumnat abans d’estudiar a Shakespeare, Newton o Plató poden arribar a pensar que no val la pena estudiar-los, ja que pot resultar que no et pot aportar res per als teus estudis, però després de estudiar-los també pense que una part d’aquest alumnes canvien d’opinió perquè es donen compte de la importància que han tingut aquestos en una passat i que gràcies això podem tindré aquest tipus de present. Per tant, opine que és important i necessari conèixer aquestes grans figures i la millor manera de fer-ho és a través de l’educació. També pense que al canvi que hi ha gent que si que es dóna compte d’aquesta importància, hi ha altra part que no, i en vegada de intentar trobar la importància d’açò atenent a classe i estudiant, el que fa és molestar al professorat mentre esta explicant i fer comentaris despectius sobre l’assignatura tal com indica l’article de Santaolalla. En conclusió, la meua opinió sobre aquest tema és que hauria de seguir aquest tipus de cultura a les aules pels motius que he argumentat anteriorment i perque pense que ens ajudarà a una formació humanística més integral.

Andreu Jimenez Belloque ha dit...

En esta época de crisis, de recesión, de malestar y enfurecimiento generalizado, los jóvenes somos el mayor reflejo de la situación. La falta de cultura y de valores, se ha convertido en algo normal entre adolescentes. Los medios de comunicación, convertidos, la mayoría de ellos, en marionetas de los poderosos de este país, son uno de los motivos más importantes, pues se dedican a llenar las programaciones de telebasura y manipulación. Las medidas y reformas que se pretenden aplicar desde el gobierno fomentan más aun el hecho de no desarrollar la capacidad de raciocinio que caracteriza a los humanos. Y, es verdad, las aulas de los institutos de nuestro país son el mayor ejemplo de esto. Las palabras de la alumna que se citan en el artículo ¿Y a mí que Descartes? (“¿Qué nos importa a nosotros Descartes?”) se repiten con frecuencia en el ámbito en el que nos movemos.
Pero, no por esto se debe generalizar de la manera en que el profesor lo hace en el artículo. No todos los alumnos muestran esa falta de interés. No todos los alumnos están faltos de ganas de aprender. No todos los alumnos van a pasar el rato a clase. No todos los alumnos están dentro de ese grupo que se explicita en el artículo. No. Me niego a aceptarlo.
Aún quedan alumnos con ganas de aprender, de descubrir cosas nuevas, de conocer aquello que nos ha hecho estar como estamos en la actualidad. Alumnos que desean saber de los Descartes, Newton, Marie Curie, Juan Ramón Jiménez, Lavoisier o Platón. Alumnos con curiosidad. No se puede negar la evidencia de la pérdida de valores en la juventud, pero no es todo responsabilidad de los jóvenes. Nosotros, como todos, aprendemos de lo que nos rodea, el ámbito familiar, la escuela, la televisión. Por eso, considero que todo ha influido para llegar a la situación en la que nos encontramos.
Quizás, deberíamos ir más allá de culpar al último eslabón de la cadena y sería necesario mirar más los métodos, a propósito de Descartes, y colaborar todos juntos para ir en una misma dirección, para combatir contra la ignorancia, contra la etiqueta de “jóvenes que no tienen interés en nada”. Porque es verdad que somos los denominados “hijos de la crisis” y no abunda en nuestra generación la brillantez, pero no por esto está todo perdido. Quizás se deberían fomentar más los buenos resultados, dar más becas, implicarse más. Quizás se podrían buscar nuevas formas de enseñanza, de aprendizaje. Quizás.
Lo que sí es seguro, es que aún queda esperanza en la sociedad y todos debemos luchar por revertir la situación hasta que esta se agote.

Andreu Jiménez
2º Bachillerato C

Anònim ha dit...

¿Y a mí que Descartes?
La primera vez que escuché hablar del texto pensé que la alumna tenía razón, ¿A quién le importa la vida de Descartes, Kant o Ferran VII?. Pero he de admitir que después de leer el texto, he cambiado de opinión y me ha hecho reflexionar sobre distintos aspectos de la sociedad en la que vivo.
Es totalmente cierto que no valoramos la cultura ni el saber ni la capacidad de razonar; creo que eso es debido a que el sistema educativo en el que vivimos está obsoleto y se centra en que los alumnos desarrollen una gran capacidad de memorización y una capacidad mínima de razonamiento. Tal vez sea porque la gente que se limita a repetir lo que le dicen es más fácil de manejar que la que defiende sus ideales y sus convicciones, pero ese es otro tema. De manera que nos definen como la generación perdida en esta época de crisis, aunque nadie nos ha educado para combatirla; todo esto en una sociedad capitalista y materialista que defiende la mentira, el engaño y la violencia como forma de vida.
Sin olvidarnos de mencionar la caja tonta, en la que se refuerzan todos estos aspectos mediantes cadenas que compradas por los gobiernos y entidades privadas que colaboran a esta destrucción de raciocinio mediante la manipulación de la información, con informativos cargados de engaños o programas absurdos, como sálvame, entre muchos otros que mantienen a la población entretenida y callada.
Entonces, no deberíamos nosotros los estudiantes buscar ese método educativo que haga posible que las generaciones que están por venir estén repletas de curiosidades, de interés y de ganas de aprender y razonar, de luchar por un cambio en su manera de ver la vida. Este sería el método en el que la crisis podría ser combatida de una manera razonable no como se está haciendo.

Anònim ha dit...

Desprès de llegir l’article “I a mi què Descartes?” de Miguel Santaolalla, he arribat a la conclusió de que la joventut estem destruint la societat que tant li ha costat construir a la humanitat. I es que tot el món sap que els joves són el futur de la nostra societat, i si demostrem aquest despreci a la cultura ens estem encaminant cap a un futur molt fosc.
Un dels greus problemes que estem sofrint es la basura que ens ofereixen en els actuals mitjans de comunicació, i que a la joventut li encanta espectar. Ens interessa més saber qui s’ha enrotllat amb una xicona famosa que la història del pensament, o la vida privada de un d’esportista abans de tindre coneixements científics. Ens estem convertint en persones ignorants fins que algun dia sigam súbdits de les persones en el poder. Un altre problema que tenim es que no en preocupem per la història del món, i donar-li una ullada a el nostre passat. I es que poca gent sap que coneixent el nostre passat, podem convertir el futur en un món millor sense cometre el errors que ja vam cometre.
Tal vegada siga culpa de els joves que no demostren interès, o a lo millor de la educació que està mal planejada, o també de les notícies que ens conten que no son importants. Tal vegada la culpa siga de tots aixina que ara es el moment de canviar el món i construir una societat ben feta que tant desitjaven els grans filòsofs.

Ana María Cárdenas ha dit...

Después de haber leído el artículo: “¿A mí qué Descartes?” de Miguel Santaolalla de Boulesis, así como algunos de los comentarios que se encuentran a continuación, voy a tratar de analizar la raíz del problema. En primer lugar, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿És verdad el hecho de que a muchos jóvenes de mi edad les parezca Descartes aburrido y no muestren interés en él? Lo cierto es que sí, yo misma he podido escuchar éstos comentarios. Así mismo, tengo ciertas dudas sobre algunos hechos que el profesor, Miguel Santaolalla manifiesta. ¿El problema y la aparente negación radica realmente sobre los jóvenes o debemos buscar en lugares más profundos?

Encontramos como en el artículo el profesor Santaolalla dice que renuncia a cualquier tipo de explicación complementaria a los apuntes que se lee en clase. Además afirma que en cuanto se deja de leer, según él, los alumnos pasan. Posiblemente también cree que en el momento en el que se lee, los alumnos están atentos; yo creo que no. En mi opinión, simplemente encuentran menos esfuerzo a la hora de disimular. El problema radica en la motivación. Podemos destacar como Miguel Santaolalla expone que en su época cualquier estudiante podría aborrecer la literatura, la física, la química o la filosofía, pero que ningún alumno se habría atrevido a decir que Juan Ramón Jiménez, Newton, etc… son una mierda.

Podemos estar de acuerdo en el hecho de que la sociedad ha cambiado. Obviamente también ha cambiado el sistema escolar actual, en comparación al que añora el profesor. Esto no quiere decir que el cambio evolutivo que ha sufrido el sistema escolar es el que la sociedad actual necesita. En lo esencial, el sistema escolar actual se diferencia bien poco del que hubo en la época de Miguel Santaolalla. ¿Por qué hoy en día seguimos teniendo que aprender y memorizar lo que ha dicho uno u otro y las numerosas fechas en las que ocurrieron hechos pasados? Hoy en día todos y cada uno de nosotros tenemos acceso inmediato a esos datos, a través de cualquier dispositivo electrónico.

Miguel Santaolalla, se refiere a Descartes, porque esa es su asignatura. También dice que podría ser cualquier otro, pero vamos a quedarnos con Descartes. ¿Cuántos ejemplos prácticos podríamos comentar en clase de nuestra propia forma de pensar, analizar y buscar? Con ejemplos cotidianos de cómo afrontar la vida y la búsqueda de la verdad entre tanta información; cuando lo esencial, lo realmente importante es entender un proceso de pensamiento, basado en la duda metódica.

Dudas tengo yo sobre la vocación del profesor. Es posible que en su día la tuviese, pero ahora, al parecer solo queda frustración. Es grave cuando dice: "En los tiempo en que la verdad es uno de los objetos más manoseados de nuestra sociedad, esto parece una pérdida de tiempo". Cierto es que la verdad será siempre la verdad. Como también es cierto, que algunas clases, con profesores frustrados y desmotivados, pueden ser una pérdida de tiempo.

Marta Perez ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Marta Perez ha dit...

PRIMERA PARTE

Una vez te plantean el comentario de ¿Y A mí qué me Descartes? solo el título ya te mata de curiosidad ya que es un tema muy actual, pues preguntas de esta clase las hemos oído miles de veces, tanto en pasillos, aulas o núcleos familiares. Una vez lo lees te paras a pensar que, si miráramos una por una la mayoría de las clases de bachillerato ,esta situación se daría en muchos casos en la mayor parte de las asignaturas, la cual cosa me parece lamentable. En el texto el autor Miguel Santaolalla de Boulesis escribe este articulo ,basándose en su experiencia como profesor, y se trata un aspecto muy importante como es la actitud pasiva de los jóvenes que se lanzan a la ignorancia. Pero el comentario va más allá de esta dimensión, el profesor de filosofía nos muestra como los jóvenes rechazamos el pasado el cual creemos que no tiene ningún valor.

Pues realmente los jóvenes ignorando nuestro pasado estamos muy equivocados. ¿Que sería de nosotros sin grandes maestros que han hecho posible el mundo en el que hoy vivimos?¿Que hubiera sido de nosotros si ellos no se hubieran atrevido a pensar, a ir más allá, a inventar, a descubrir? Grandes maestros han hecho posible este mundo que evoluciona día a día a grandes zancadas, pero especialmente, la filosofía ha hecho una gran aportación a esta humanidad: ha hecho posible nuestra evolución como personas racionales. Hoy en día los jóvenes rechazamos nuestro pasado cultural tratando a grandes pensadores, científicos y maestros como cualquier tontería y esto me parece una gran falta de respeto, ya que sin ellos no seria posible el mundo en el que hoy en día vivimos. Además en mi opinión para entender el mundo en el que actualmente vivimos es necesario comprender el pasado. Por poner un ejemplo, ¿que seria hoy de nuestros maravillosos móviles ,que tanto no gustan a los jóvenes ,si alguien antes no hubiera inventado el primer teléfono móvil? Acaso a esta persona la tachamos o discriminamos? En concreto la alumna del texto está diciendo que no le importa Descartes, la cual cosa es una acusación muy grave .Descartes, considerado padre de la filosofía además de ser un gran pensador , entre otras muchas cosas, realizó varios aportaciones a las matemáticas como por ejemplo las coordenadas cartesianas. Por tanto, ¿Quienes somos nosotros para ignorar y rechazar a estos grandes maestros? ¿ Acaso nos creemos mejores que ellos? En definitiva, creo que en lugar de rechazar a estas personas deberíamos darles las gracias por sus aportaciones al mundo, ya sean científicas, matematicas,etc..

Marta Perez ha dit...

SEGUNDA PARTE
Los jóvenes, rechazando la cultura y ciñéndonos simplemente a la modernidad y a los programas telebasura nos estamos lanzándonos ya inconscientemente a un pozo que desembocara en convertirnos en jóvenes ignorantes, manipulables y ciegos respecto a la realidad que nos rodea. Pero no nos tiremos ya las manos a la cabeza! Esto todavía tiene solución ( si es que se quiere, ya que muchos atreverse a pensar les resulta algo costoso…)
¿A quien interesa esto? A los actuales políticos corruptos que aprovechándose de nuestra ignorancia se ciñen a contarnos ‘’cuentos chinos’’, los cuales nos resultaran creíbles si nos hundimos en este pozo. De aquí que quieran eliminar la filosofía de las aulas, para que no seamos capaces de pensar y puedan manejarnos como ellas quieran, la cual cosa me resulta un atentado contra la libertad de pensamiento. ¿Qué es lo peor de esto? Que los jóvenes no somos consencientes de a lo que estamos expuestos rechazando la cultura, hasta que nos ponen en las narices textos como estos o situaciones que nos hacen reflexionar. Sin ir más lejos el otro día a un joven concursante de un reality show le preguntaron cual era el principal satélite de la Tierra y el concursante respondió ‘’Marte ‘’ y se quedo tan ancho. Que pasen cosas como estas en el país tan desarrollado tecnológicamente y científicamente como es el nuestro, debería darnos vergüenza. Cosas como estas verifican aun más la ignorancia a la que estamos sucumbidos ya los jóvenes sin darnos cuenta. Deberíamos no rechazar tanto nuestro pasado y aprender a ser personas críticas, con saber que se atrevan a pensar, como hicieron grandes maestros en el pasado.

Además cada día se educa peor a los jóvenes y me parece una falta de respeto la contestación de la alumna a su profesor el cual solo intenta hacer el bien para su alumna inculcándole nuevos conocimientos. Esta situación se da muchas veces en clases de bachillerato y me parece una actitud intolerable de alumnos que estudian ya no por obligación , sino por su formación académica y personal. Actualmente cada día que pasa se da más libertad a los jóvenes y se les educa peor y esto se ve reflejado en la última frase del autor: ‘’Cualquiera de nosotros, en su época de estudiante, podía aborrecer la literatura, la física, la química o la filosofía. ¿Alguno se atrevía a decir que Juan Ramón Jiménez, Newton, Lavoisier o Platón eran una mierda? Nuestros alumnos sí. Y se quedan tan anchos.’’

En mi opinión ante el tema de la cultura y las asignaturas me declaraba neutral, pero pienso que la mayoría de las personas que hayan leído este texto habrán cambiado de opinión igual que yo. Es un texto que te hace reflexionar. Personalmente leyendo este texto te das aún más cuenta de que todos los jóvenes deberíamos culturizar-nos, atrevernos a pensar y dejar de ser unos ignorantes. La ignorancia solo nos llevara a ser una oveja más del rebaño sin actitud crítica alguna, simplemente a seguir las opiniones de otros. A partir de leer textos como estos, deberíamos olvidar el tópico de que pertenecemos a una futura ‘’generación perdida’’ sucumbida en la ignorancia y empezar a culturizar-nos un poco, a atreverse a pensar. Para acabar, hay una frase con la que me gustaría concluir este comentario y que a mi me hizo reflexionar mucho sobre nuestra ignorancia, la de los propios jóvenes: ‘’ La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia.’’( Amos Bronson Alcott)

Marta Pérez 2BACHB

Anònim ha dit...

Després de llegir el breu text recomanat de Miguel Santaolalla de Boulesis, A mi què Descartes! M’he pogut adonar de que realment els joves d’avui en dia no valoren l’èxit d’aquelles persones que tant s’esforçaren per descobrir-ho o inventar-ho... Aquestes coses que a la majoria de joves no els importa, són aquelles que ens han fet ser tal com som. Ets clar que et pot agradar més o menys, que cadascú té la seua opinió però el que no es pot tolerar és el poc respecte cara els descobridors.
Aquest és un tema prou preocupant, degut a que la joventut és qui en un futur ha de mantindré tot l’avanç de la humanitat i cada vegada s’interessa menys per la cultura passada. Cosa que per a evolucionar bé siga com a persones o per avanços tecnològics és necessari. Així es pot saber d’on han aparegut les coses o el perquè o... A més aquella gent que no li interessen coses de cultura general, pot ser en un futur li siga més difícil valorar tot el que té. Tot el que un altra gent en temps passats no ha tingut i ha patit i s’ha esforçat per a aconseguir-ho, i que gràcies a ells nosaltres podem gaudir d’eixes coses avui en dia.
En fi, pense que cada persona pot i deu tindre la seua opinió sense estar influït per ningú, però que aquella gent del passat és mereix un respecte per molt que no els agrade perquè sense ells tal volta ara no tindríem els Iphones, apples...que la gent tant s’aprecia. Aleshores crec que la gent podria pensar i reflexionar abans de fer comentaris com el que l’autor del text ens ha mostrat i pensar d’on ha eixit tot el que tenen.


Alicia Delcamp Blàzquez
2n Batxillerat - B

Publica un comentari a l'entrada

Puja

ir arriba

Visita altres entrades

Visita altres post